Pegamento líquido o cinta adhesiva: ¿quién gana?

Pegamento líquido o cinta adhesiva: ¿quién gana?

Todo el mundo ha tenido en algún momento pegamento líquido en las manos, y cintas adhesivas también. Sin embargo, ¿cuáles son las propiedades adhesivas que los diferencian? ¿Qué ventajas ofrece la cinta adhesiva en comparación con el pegamento líquido? Hemos hecho una comparación entre ambos.



Dos elementos se pueden unir mediante cinta o pegamento. Sin embargo, la unión con cinta o pegamento no es igual. En primer lugar, el adhesivo líquido tiene que secarse y luego endurecerse. Solo hay unión una vez que se ha endurecido. En cambio, la cinta adhesiva es siempre adherente, pega desde el principio y está inmediatamente lista para unir los elementos.

¿Qué es el pegamento líquido?

El pegamento líquido es totalmente diferente a la cinta adhesiva. Su nombre ya lo dice todo: es líquido. Puede decirse que los adhesivos de un componente producen una «unión física» cuando contienen disolventes con base de compuestos orgánicos (alcohol, ésteres, cetonas, etc.) o agua. Los adhesivos con base de agua también se denominan «sin disolventes», aunque en este caso el agua actúa como tal. Entre los productos de este grupo se incluyen, sobre todo, el pegamento universal (pegamento multiusos), el pegamento para papel y pegamentos en barra. En el segundo grupo de adhesivos líquidos se incluyen pegamentos de reacción, por ejemplo los denominados pegamentos instantáneos y pegamentos de dos componentes, los cuales están compuestos por resina y endurecedor. Los pegamentos de reacción tienen, en su mayoría, una base de poliuretano y resina epoxi, y no contienen disolventes.

¿Por qué pega el pegamento líquido?

El pegamento líquido debe secarse antes de que la unión se solidifique.

La fuerza real de los adhesivos líquidos solo se logra cuando se han endurecido. Esto se debe a que el adhesivo real se mezcla con un disolvente para que no quede inmediatamente fijado. El disolvente no se filtra mientas está en el tubo y el adhesivo permanece líquido. El disolvente únicamente se evapora cuando se aplica sobre la superficie, el adhesivo se endurece y se consigue una unión sólida. Esto puede tardar un par de segundos o varias horas.

¿Con qué velocidad puede fijar la cinta adhesiva?

Las cintas adhesivas son sensibles a la presión. Esto implica que necesitan «presión» para asegurar la unión.

En las cintas se utilizan adhesivos sensibles a la presión. Estos adhesivos están siempre viscosos y listos para usar. Esto redefine el concepto de la fijación rápida. La cinta queda unida tan pronto como se quita la capa protectora y de separación y se aplica presión sobre ella en contacto con una superficie. No se precisa ningún tipo de reacción química ni tiempo de secado. Así es como la cinta adhesiva de doble cara fija los emblemas en los coches, las planchas de impresión sobre sus cilindros o los componentes del smartphone en su lugar.

Ventajas en aplicaciones industriales

La cinta adhesiva ofrece sobre todo numerosas ventajas a la industria. Su manipulación simple y flexible y la rápida adherencia que ofrecen aceleran los procesos e incluso optimizan los productos finales. Las superficies irregulares se pueden igualar usando cinta adhesiva. Todo el proceso se desarrolla muy deprisa, ya que no se precisa el tiempo de secado que exigen los adhesivos líquidos. Además, tampoco se generan evaporaciones tóxicas y la cinta adhesiva es limpia. No se necesita hacer un trabajo posterior para eliminar los restos que deja el adhesivo.

La unión apenas es visible, ya que la cinta adhesiva puede ser todo lo fina que puedas imaginar. Ello permite que se puedan hacer diseños de productos y combinaciones de materiales totalmente nuevos. Ya no es necesario usar tornillos que alteran la óptica de las superficies de pequeñas dimensiones. Las soldaduras y los remaches deterioran las superficies de los materiales y crean puntos de tensión intermitentes. Esto ya no es un problema con la unión adhesiva, gracias a la cual se pueden distribuir las presiones derivadas de impactos o golpes sobre toda la superficie de adhesión. Además, algunos materiales no se pueden combinar de ninguna otra manera excepto con cintas adhesivas o pegamentos: por ejemplo, el carbono y el aluminio en el sector de la automoción. Y al contrario que el pegamento líquido, la cinta adhesiva puede ayudar a compensar diferentes grados de dilatación de materiales diferentes en frío o calor gracias a los soportes y las masas adhesivas especiales. Son argumentos sólidos, ¿no te parece?

Leer más
Una fijación estructural tiene que soportar numerosas influencias externas: diferentes condiciones climáticas como lluvia, nieve, penetración de luz ultravioleta o humedad, así como una gran oscilación térmica. Si se fija materiales con sistemas de sujeción mecánicos tradicionales, por ejemplo tornillos o remaches, estos podrían oxidarse, lo que provocaría daños y conllevaría reconstrucciones costosas. Nuestras cintas adhesivas tesa® ofrecen una gran resistencia a las temperaturas y las diferentes condiciones climáticas.
Las cintas adhesivas proporcionan uniones duraderas, incluso en materiales con características superficiales diferentes.
Los materiales diferentes muestran también elongaciones diferentes cuando cambia la temperatura: aluminio sobre acero, acero sobre cristal o cristal decorativo sobre compuestos de fibras. La presión estática y dinámica actúa sobre la fijación estructural a lo largo de la vida útil de un determinado componente. Se produce una tensión que se debe eliminar, y las cintas adhesivas de tesa® son capaces de hacerlo.
En comparación con las cintas adhesivas, los pegamentos líquidos presentan varios inconvenientes. Necesitan tiempos de secado más prolongados y son susceptibles de necesitar trabajos de limpieza extra.
Los tornillos, las soldaduras y los remaches deterioran las superficies de los materiales y crean puntos de tensión intermitentes.