Cintas de distanciamiento social para el transporte público

En estos momentos, la mejor «medicina» es mantener la distancia

People

«Hasta hace muy poco tiempo, nunca habríamos pensado que nuestras cintas adhesivas pudieran llegar a ser tan importantes para el marcado de los suelos. Ante la crisis causada por el coronavirus, hemos actuado y donado 100 kilómetros de cintas de distanciamiento social para aquellos lugares en los que son más necesarias en la actualidad: los hospitales», explica el Dr. Norman Goldberg, director general de tesa SE.

Texto Gunnar von der Geest

Somos criaturas sociales. Los estudios demuestran que la cercanía y el contacto físico son altamente beneficiosos para el ser humano. En los últimos años, los equipos de investigación internacional han descubierto, por ejemplo, que abrazar a alguien que nos gusta durante 20 segundos reduce significativamente nuestra presión sanguínea y frecuencia cardíaca, así como las hormonas del estrés. Sin embargo, algunas veces es preferible distanciarse de otras personas. Esto es lo que pensamos durante la crisis del coronavirus: dado que no existe una vacuna ni un medicamento contra el virus, la mejor solución es mantener la distancia. Teniendo en cuenta las recomendaciones de prestigiosos virólogos, debemos mantenernos a una distancia de al menos 1,5 o 2 metros.

tesa_producción
Sigue funcionando: En la planta de tesa de Offenburg (el mayor centro de producción de tesa en términos de volumen), se fabrican más de 2000 artículos diferentes. Actualmente existe una especial demanda de cintas de señalización, diseñadas para llamar la atención.

Programa de ayuda

El abastecimiento de cintas adhesivas de señalización forma parte de un importante programa de ayuda lanzado recientemente por el Grupo Beiersdorf, al cual pertenece tesa. Entre otros productos, la empresa produce 1 000 000 litros de desinfectante en cinco continentes para instituciones públicas estatales y servicios de emergencia de todo el mundo.

En muchos ámbitos de la vida pública (por ejemplo, en supermercados, estaciones de tren, aeropuertos y, sobre todo, hospitales), las cintas adhesivas de colores sirven para marcar el suelo y recordar el cumplimiento de las normas de distanciamiento. Una gran parte de las denominadas cintas para distanciamiento social, que actualmente están por todas partes, procede de las plantas de tesa de Offenburg (Alemania) y Concagno (Italia). En el pasado, muchas empresas utilizaban estas cintas adhesivas sobre todo para delimitar áreas peligrosas, por ejemplo, en almacenes y centros de producción.

«Hoy en día, nuestras cintas de marcado de suelo son más conocidas de lo que nos gustaría»,

explica Dörte Besinger, responsable en tesa SE de la distribución de las donaciones a los hospitales. «Preferiríamos sin lugar a dudas que no fueran necesarias estas cintas de señalización. Sin embargo, estamos encantados de que un gran número de hospitales nos cuenten que nuestra cinta adhesiva ha llegado al lugar correcto en el momento justo y que les ha ayudado en su importante labor».

 

Hace poco, de la producción de tesa se «reservaron» 3000 de los populares rollos con una longitud total de 100 kilómetros para el abastecimiento de los hospitales. Solo una semana después del lanzamiento de la oferta se abasteció a más de 30 hospitales alemanes. Los primeros destinatarios fueron los hospitales universitarios de Hamburgo (UKE), Berlín (Charité), Marburg, Colonia y Múnich. 

Instagram-Asklepios
El Hospital Asklepios de Wandsbek, en Hamburgo, muestra su agradecimiento a tesa con esta publicación en Instagram. El hospital ha recibido un gran número de metros de cinta para distanciamiento social como donativo. La cinta se ve claramente en el suelo y ayuda a mantener la distancia de seguridad.
contacto corporal

Contacto corporal

El contacto corporal no solo es bueno para las personas, sino también para las dinámicas de grupo. Los científicos han descubierto que existe menos agresividad en los círculos de amigos en los que el contacto es normal y habitual. Incluso en los equipos de deporte en los que se alienta a chocar las manos y dar palmaditas en el hombro, la espalda o las nalgas parece tener un efecto positivo: los grupos con mucho contacto físico muestran un mayor espíritu de equipo y, en muchos casos, una mayor motivación, más valentía y mejores resultados.