Embalaje magistral

Markets

Transportar obras de arte es, de por sí, todo un arte. En el Museo Hermitage de San Petersburgo, en Rusia, pudimos ver a artistas del embalaje trabajando en uno de los museos más famosos del mundo.

Los trabajadores realizan el trabajo con esfuerzo y destreza. Centímetro a centímetro, envuelven la escultura de un caballo de más de dos metros de altura realizada en madera con una lámina especial de amortiguación mediante burbujas de aire. Cada capa se precinta herméticamente con cinta de embalaje de tesa. Solo una tira más de cinta al final, en la que se ha impreso en grande el lugar de la exhibición (ÁMSTERDAM), y ya está lista la valiosa mercancía para su envío.

Hermitage_caballo
Embalaje responsable de cada obra de arte
Hermitage_caballo2
Embalaje de una pieza del Museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) por el experto en embalaje Khepri

Especialista en la manipulación de tesoros artísticos

Los cuatro artistas del embalaje tienen vastos conocimientos sobre el transporte de obras de arte. Trabajan para la empresa rusa Khepri Ltd., especializada en el transporte de tesoros artísticos. Con un total de 50 empleados, solo en 2018 transportó más de 1000 obras de arte a 90 destinos de todo el mundo. En el Museo Hermitage de San Petersburgo, el equipo de Khepri garantiza que las piezas prestadas —valoradas en millones de dólares— se embalan de forma segura para su transporte.

Embalaje de obras de arte del Museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) por la empresa Khepri
Existe toda una variedad de cintas adhesivas y de enmascarado para cada trabajo individual.

«No escatimamos en los materiales de embalaje ni usamos productos de calidad inferior porque eso podría poner en peligro una obra de arte irremplazable».

Igor Nassosnikov

Empleado de Khepri

Embalaje de obras de arte del Museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) por la empresa Khepri
Obras de arte enmarcadas protegidas con madera y plástico para su traslado de Rusia a los Países Bajos

> 3 millones de tesoros artísticos

alberga el Museo Hermitage.

Fuente: sitio web oficial estatal del Museo Hermitage

«El transporte tiene una enorme demanda en el mundo del arte. Una ligera sacudida es suficiente para dañar las piezas. Por ello, existen estrictas normas», explica Dmitry Sadovsky, empleado de Khepri. Si el embalaje de una obra de arte no es adecuado, la aseguradora no paga en caso de daños. Muchos contenedores de transporte se fabrican especialmente para determinadas piezas de exposición. Por ejemplo, las jaulas de madera de doble pared protegen los cuadros de los impactos y los cambios de temperatura.

No escatimar donde no se debe

Las cintas adhesivas tesa® permiten proteger de forma óptima las obras de arte en sus contenedores. «Incluso los marcos viejos se protegen con cinta de enmascarado tesa®. Así prevenimos costosos daños», aclara Dmitry Sadovsky. Los profesionales del embalaje han tenido experiencias negativas con las cintas de otros fabricantes. «Con frecuencia, al retirar la cobertura protectora se arrancaban también fragmentos de madera, que después había que reconstruir meticulosamente. Sin embargo, desde que empezamos a usar cintas tesa®, ¡ya no ha vuelto a pasar!».

Embalaje de obras de arte del Museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) por la empresa Khepri
Embalaje de obras de arte del Museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) por la empresa Khepri

Dispensador tesa® fijado a la pared para un uso a largo plazo

Embalaje de obras de arte del Museo Hermitage de San Petersburgo (Rusia) por la empresa Khepri

¿Sabías que...?

El Museo Estatal Hermitage se divide en cinco edificios con una superficie total de 233 354 m2, el equivalente a casi 33 campos de fútbol. Durante aproximadamente 250 años, los gatos del museo se han estado paseando por las instalaciones, vigilando más de tres millones de tesoros artísticos. La Emperatriz Isabel I de Rusia, hija de Pedro el Grande, metió gatos en el palacio para que acabaran con la plaga de ratas y ratones. Cuando la Emperatriz Catalina II de Rusia convirtió en museo el Palacio de Invierno en 1764, permitió que se quedaran los vigilantes felinos.